Las sillas de ruedas son artículos clínicos especializados, diseñados para ayudar a pacientes que necesitan movilidad, después de un traumatismo o durante su recuperación en lesiones o cirugías de sus extremidades inferiores. Existe una gran variedad de modelos en el mercado para las diferentes necesidades de los pacientes, sin embargo, es importante consultar a un terapeuta antes de adquirir una, debido a que se debe conocer la necesidad ortopédica.

En el mercado existe una gran variedad de sillas de ruedas, y se debe seleccionar la que se adecúe más a la limitación de movilidad y a la discapacidad del paciente.

Sillas de ruedas eléctricas. Son propulsadas por un motor eléctrico y cuentan con un mando para hacer los movimientos.

Sillas de ruedas manuales. Fabricadas de aluminio, acero o fibra de carbono, son las más comunes y pueden adaptarse casi a cualquier tipo de paciente.  

Sillas de ruedas plegables. Cuentan con un mecanismo que les permite plegarse para poder guardarse en espacios pequeños.

Sillas de ruedas bariátricas. Son sillas fabricadas con materiales de alta resistencia. Se utilizan en pacientes con obesidad mórbida.

Sillas de ruedas basculantes. Estas sillas permiten elevar las piernas o realizar movilizaciones sin mucho esfuerzo.